Estimada señora, le contestamos con todo respeto y educación a su carta titulada “Baza Histórica y las persianas de tirillas”, publicada en la revista El Norte la segunda quincena de octubre:
 
  1. Nuestra asociación no establece la normativa legal que se ha de seguir en Baza, eso lo hace un equipo de especialistas pagados por el Ayuntamiento y la Junta. Repetimos, sólo opinamos, la Ley la marcan los técnicos contratados por las instituciones mencionadas anteriormente.
  2. Recordarle que esta asociación realizó una serie de recomendaciones al ayuntamiento para que los ciudadanos quedaran informados de la nueva normativa (materiales que pueden colocar en las reformas de sus fachadas y tejados), tratando de evitar cualquier tipo de multas, difundiéndola a todos los implicados, a los propietarios de inmuebles en el Conjunto Histórico a la hora de pagar el IBM, a los albañiles y constructoras de la ciudad y a las empresas de carpinterías que abastecen Baza. Otra cosa es que el ayuntamiento vele por su cumplimiento y cuando alguien va a reclamar porque no se le ha avisado tire las piedras a tejado ajeno y los envíe a esta asociación.
  3. Señalar que miembros de esta asociación y sus familiares han sido “visitados” en sus trabajos o en sus viviendas por propietarios de casas situadas dentro del Conjunto Histórico a los que no se le ha comunicado la nueva normativa y se le ha multado por incumplimiento. El ayuntamiento en vez de difundir y comunicar a todos los propietarios cual es la nueva Ley y normativa les envía a la asociación. Es la doble moral de nuestros políticos. Pero ese es tema para otro artículo.
  4. Creemos que tenemos el derecho a opinar como usted sobre nuestra ciudad porque sabemos lo que decimos y porque nos interesa el patrimonio bastetano. No hablamos por hablar aunque usted parece darlo a entender en su escrito. Muchos de nosotros somos especialistas en temas patrimoniales, diplomados, licenciados y doctores.
  5. Miramos al futuro y proponemos este tipo de persianas por ser lo que se está haciendo en numerosas ciudades protegidas como Baza. Le sugerimos un paseo por Priego de Córdoba (21.000 habitantes), el Albaicin, el Realejo o por la Gran Vía de Granada, entre otros, podrá apreciar como en las últimas restauraciones de inmuebles se están colocando dicho tipo de persianas. Se equivoca, no han dejado de usarse, están volviendo a utilizarse de forma rotunda en numerosas ciudades protegidas.
  6. En cuanto a su afirmación de que nuestra ciudad nunca fue rica vuelve a equivocarse, tuvo varias épocas de esplendor en las que se levantaron edificios de gran valor, por ejemplo en el siglo XVI con fachadas de tipo morisco, con escasos elementos destacados hacia la calle. El lujo se reservaba hacia el interior: patios y magníficas cubiertas de maderas. Aún se conservan algunos de estos inmuebles que nada manifiestan hacia la calle, pero ese es tema para otro artículo.