Tras diez años de hundimientos e incumplimientos de la Ley del Patrimonio la iglesia de los Jerónimos de Baza sigue desapareciendo a pesar de que la Junta anuncia todos los años la restauración desde 1995, momento en el que se prometió un proyecto de ejecución para transformarlo en auditorio. Diez años después, el 23/12/2005 la Junta volvió a lanzar en prensa que la Junta libraría una partida económica para rehabilitar dicho templo en 2006 con una inversión de 1,8 millones de euros, la misma cantidad y el mismo arquitecto que hace diez años.

 

            Pues bien han pasado seis meses y no hay señales de dicha inversión. Que conste que hemos solicitado información en varias ocasiones a las Consejerías de Obras Públicas y Cultura y ni tan siquiera se han dignado contestar. ¿Nos ha vuelto a engañar la Junta por décimo año consecutivo?, ¿dónde está el dinero de los Jerónimos de Baza?, ¿dónde está la convocatoria del correspondiente concurso público para licitar las obras?

 

            El hacernos esta preguntas tiene una justificación muy clara, pues no debemos olvidar que la Junta nos ha engañado hasta la saciedad durante diez años. Aparte del anuncio de restauración de 1995, ya comentado, recordar que el 19 de Octubre de 1999, Cultura anunciaba a bombo y platillo que la iglesia se iba a declarar BIC de inmediato y que a continuación se restauraría. El 20 de Octubre de 2000 el Parlamento de Andalucía aprobó un proposición no de Ley para realizar las obra de emergencia y las cúpulas de la sacristía siguen cayendo en 2006. Desde 2001 hasta 2005, todos los años, nos han contado la misma milonga: que su restauración sería prioritaria en los presupuestos de la Junta. Que conste que hemos solicitado información por escrito en dos ocasiones y que la Junta se ha negado a  contestar.

 

            Al igual que la iglesia varias parte del convento siguen cayendo desde la calle Casicas (almazara, lagar…), pasando por la calle Tabernita hasta la esquina de la calle de Palacio.

 

            Para no olvidar:

            1.- Los responsables directos de la conservación de la Iglesia son el Ayuntamiento, como actual propietario, y la Junta.

            2.- La iglesia está en estado ruinoso porque el Ayuntamiento, su arrendatario durante décadas cuando era propietario el obispado, no realizó las obrad de mantenimiento que requería el edificio. Así lo reconoció  D. Andrés Porcel, administrador de la diócesis el 10 de junio de 2000.

            3.- El proyecto de restauración de 1995 se perdió porque el ayuntamiento no ejecutó lo que le indicó la Consejería: comprar la pequeña casa existente entre el palacio y la iglesia y llegar a un acuerdo con los propietarios de las fincas colindantes para poder efectuar las intervenciones de restauración.  Afirmaciones realizadas por la Junta el 27/12/1999.

            4.- El 17 /10/1999 Cultura y Ayuntamiento anunciaban a bombo y platillo que la iglesia iba a ser declarada BIC y que a continuación se rehabilitaría.

            5.- La asociación “Baza histórica” convocó una mesa con la Delegación y el Obispado el 10 de julio del 2000 que tuvo como consecuencias nuevas promesas.

            6.- El 7/10/2000 Obras Públicas anunciaba 27 millones para obras de emergencia y pregonaba que su recuperación sería prioritaria en los presupuestos del 2001.