EL PALACIO DEL INFANTADO Y SU PROCESO DE RUINA

El PGOU puso de manifiesto en 2006 su pésimo estado de conservación, la necesidad de su urgente restauración y su cambio a un uso público.
 
 
La rehabilitación de edificios históricos para destinarlos a uso comunitario es una de las directrices fundamentales que recoge la Carta de Venecia sobre conservación y restauración de monumentos y de Conjuntos Históricos (1964) en sus artículos 3, 5 y 7, la Carta de Machu-Pichu (1977) o el Acuerdo de Granada de 1985, ratificado por España en 1989.
 
Una de las mejores formas para salvaguardar el patrimonio bastetano más significativos, sobre el que pesan serias amenazas de desaparición, es dotarlo de una función pública que permita su adecuado mantenimiento de cara al futuro, al tiempo que garantiza la contemplación y disfrute de la ciudadanía, de aquellos a quienes realmente nos pertenecen.
 
 Aunque en esta política cultural dirigida a la conservación y preservación del patrimonio histórico deberían colaborar las diferentes administraciones (Consejerías de Cultura, Turismo, Obras Públicas, Diputación…), el punto de arranque ha de partir del municipio, del partido político en el poder, el PSOE, llamado a la conservación y preservación del Patrimonio Histórico, no sólo en su calidad de propietario de bienes sino como el eslabón más importante de la cadena de agentes involucrados en la tarea. Así lo contempla el PGOU.
 
Los ayuntamientos tienen una importante labor con función planificadora en materia de protección patrimonial, demostrando con sus actuaciones no sólo concienciación ciudadana, orgullo y respeto hacia el patrimonio local sino presentando alternativas de creación de riqueza mediante la dinamización del patrimonio histórico cara el creciente turismo cultural.
 
Estos edificios deberían convertirse en sedes de organismos públicos a nivel educativo (guarderías, Escuela de Idiomas, Escuela de Música, UNED…), socio-sanitario (consultorio médico, centro de salud, unidad de estancia diurna…), hostelero (parador nacional, hoteles …), cultural (centro de exposiciones, de interpretación de la abadía de Baza o de algún estilo artístico del Altiplano o la comarca, museos, archivos, bibliotecas…) y administrativo (agencia tributaria…), aportando una buena salida con su nueva utilización, dado que a su valor intrínseco como inmuebles histórico-artísticos se une su alto valor representativo como sedes.
 
Antes de comenzar a hablar sobre la situación concreta del Palacio del Infantado recordar que nuestro anterior consistorio no era partidario de recuperar edificios históricos para sedes oficiales. En las primeras reuniones de la Comisión del Centro Histórico (1999-2000) nuestra asociación propuso reutilizar la casa de los Cervantes y la del abad Damián Espinosa de los Monteros en el Arco de la Magdalena para sedes públicas y el señor alcalde, don Antonio Martínez Martínez, nos contestó que no eran partidarios de tales actuaciones pues recuperar inmuebles históricos creaba numerosos problemas, que ellos preferían levantarlos de nueva planta. Esperamos que en esta nueva legislatura cambien los objetivos de nuestro ayuntamiento y se busquen las soluciones adecuadas que está necesitando el patrimonio de Baza, la salida que nuestros edificios históricos se merecen.
 
Hay que encontrar soluciones para todas las construcciones destacadas a nivel andaluz, tanto las que están en ruina como las que lo estarán próximamente si no se les busca rápidamente un destino adecuado.
 
El palacio del Infantado y su proceso de ruina
 
            En primer lugar señalar que estamos ante la casa principal de los Páez-Espinosa, no ante el palacio del Infantado. Aunque el edificio se encuentra mutilado conserva elementos de excepcional interés: la armadura mudéjar del salón noble y su bella fachada principal con decoración plateresca y los escudos de la familia propietaria.
 
Para no olvidar:
 
1.      El PERICH (1989) afirmaba que su estructura y cubiertas estaban en estado ruinoso, necesitando una restauración urgente. Desde entonces no se ha hecho ninguna intervención relevante de la que tengamos conocimiento. El palacio esta abandonado desde hace bastante tiempo.
2.      El P.G.O.U. (2006) expone que el inmueble está “muy deteriorado” y pide la urgente rehabilitación y restauración de la totalidad del edificio dado su mal estado de conservación.
3.      En cuanto a su recuperación decir que hemos solicitado la mediación de la Delegación de Cultura y del Defensor de Pueblo Andaluz para animar al Ayuntamiento a que mueva que mueva todos los “hilos posibles” con los propietarios con objeto de que restauren de inmediato el edificio con ayudas de la Junta y ayuntamiento (proyectos gratuitos, subvenciones…) o pase a uso público, tal y como sugiere el P.G.O.U., a través de compra, permuta…
 
2016-11-14T17:06:16+00:00 18 enero 2008|Noticias|