La Alcazaba de Baza y las promesas electorales incumplidas

La Alcazaba de Baza y las promesas electorales incumplidas por parte de la Junta y del Ayuntamiento en las cuatro últimas legislaturas
. Igualmente llevamos dos décadas de incumplimiento de la Ley del Patrimonio por parte de las administraciones (local y autonómica), prevaricación pública en la muralla y torre de la calle Aduana, obras ilegales en gran parte del recinto (muchas de ellas municipales), mutilaciones y para rematar: edificios de nueva planta totalmente inadecuados.  
 
    El 18 de junio de 2014, el Parlamento Andaluz aprobó, a propuesta del PP, un Plan de Recuperación de cuatro monumentos bastetanos, entre los que se encontraba la Alcazaba, hecho que felicitamos públicamente, pensando que esta vez sería verdad. Nos volvieron a engañar por decimonoveno año consecutivo. Llegan las elecciones y nos volverán a tomar el pelo… Veamos que está pasando con este monumento, uno de los planes de recuperación anunciados en junio de 2014.

    

    El 18 de enero de 1999 el equipo de arqueólogos que trabajaba en la fortaleza para la Consejería de Cultura declaró en prensa que era viable la recuperación de parte de la base de la muralla de la Alcazaba y que había tiempo para recuperar casi todo el muro perimetral. El 19 de octubre de ese mismo año Junta y Ayuntamiento pregonaban, que entre los edificios monumentales bastetanos en peligro de derrumbe estaba la muralla de este recinto militar, por lo que su recuperación sería incluida en un Plan Especial de actuación y protección específico o dentro del futuro PGOU. Cómo medida más urgente se iban a consolidar los paños de la muralla que aún quedaban tras el último derrumbe, hecho que no sucedió, lo que provocado la ruina en distintos puntos. (Vean nuestros escritos anteriores y los documentos que lo demuestran).
 
          
              
    En diciembre de 2001, José Antonio Montilla, delegado de Cultura, anunciaba que se iban a despejar todas las estructuras de la Alcazaba y que afectaban al monumento, de manera que quedase exenta y su recuperación pudiese ser incluida en el programa de Espacios Públicos de la Consejería.  La recuperación integral de nuestra fortaleza fue nuevamente anunciada por los siguientes delegados de Cultura, caso de María Escudero… Es más, el 21 de noviembre de 2006, Antonio Martínez, alcalde de Baza y Pedro Fernández Peñalver, delegado de Obras Públicas en ese momento, aseguraban que se iban a recuperar todos los elementos del antiguo recinto militar que aún pervivían.
 
    Han pasado más de quince años, no se ha hecho nada y la Alcazaba se ha convertido en el solar municipal para construir edificios públicos con las bendiciones oficiales, caso de la nueva sede de los Servicios Sociales, distorsionando el recinto militar por completo al ocupar un volumen excesivo y al utilizar un diseño totalmente inadecuado.
 
   El Defensor del Pueblo Andaluz dejo escrito, en su informe de 2005, tras la información que le traslada Cultura, que el recinto militar se encuentra en muy mal estado de conservación por obras ejecutadas entre la década de los 80 y los 90 (muchas de ellas municipales), sin previo y obligatorio conocimiento de la Delegación Provincial, al ubicar en ella diversos espacios públicos (auditorio, jardines…), “una actuación muy agresiva que no respetó los restos arqueológicos existentes (destruyendo gran parte del trazado original) y utilizando unos materiales inadecuados”. Además, Cultura denuncia ante el Defensor la construcción de edificios adosados que se levantaron durante estos años sin la supervisión obligatoria de de Delegación Provincial Cultura, como el de la “Heladería los Valencianos”, de cinco plantas con cocheras (demoliendo parte de los muros de la Alcazaba).
 
Incumplimiento de la Ley del Patrimonio y mentiras en las dos últimas legislaturas
 
 En 2009 el Defensor volvía a denunciar la “falta de actuación” de las administraciones implicadas en el cuidado de los monumentos bastetanos –Consejería de Cultura y Ayuntamiento- para evitar situaciones de derrumbe o demolición en edificios como la Alcazaba.
 
    Ante las denuncias del Defensor las consejerías de Vivienda y Cultura y el Ayuntamiento bastetano pregonaban en 2009 que invertirán ese año 575.000 euros en la redacción del proyecto de restauración de nuestro recinto militar y  en trabajos previos arqueológicos, nada de lo cual se ha llevado a cabo. Tenían de plazo máximo tres años, momento en el que se firmaría el nuevo convenio con un presupuestos de 6.2 millones de euros a aplicar en la restauración definitiva a partir de 2012 en el programa de Espacios Públicos Andaluces. Mientras la fortaleza bastetana se hunde otros proyectos incluidos en el mencionado programa se han ejecutado, aplicándose las inversiones anunciadas. Vean los 1.948.406 euros prometidos y concedidos para la reurbanización de las rondas históricas y plazas interiores del Conjunto Histórico de Santa Fe.
 
Siguen desmoronándose torres y lienzos de muralla
 
   Mientras se anuncia año tras año la restauración de este recinto militar hay partes de la Alcazaba que siguen despareciendo, por ejemplo la muralla y torre de la calle Aduana, en estado alarmante Hace casi dos décadas, en los años 1994/95, se realizó una obra ilegal en esta parte de la fortaleza (con prevaricación pública incluida, pues el Ayuntamiento no envió el proyecto a Cultura para su autorización) y cómo no se hecho nada durante los últimos veinte años que han transcurrido, parte de la muralla cayó y el resto, incluida la torre, sigue desmoronándose por decimonoveno año consecutivo, tema al que dedicaremos un próximo artículo.
 
 
 
 
 
Torre desmoronándose desde 1995. No se penalizó al ayuntamiento por incumplimiento de la Ley.
 
 
 
La Ley obliga a intervenir (y más siendo municipal…). Llevamos 20 años en los que la Junta y el Ayuntamiento están incumpliendo la Ley, al no acometer las obras de emergencia, dejando que la torre desaparezca.
   No más mentiras de las administraciones públicas a los bastetanos. La credibilidad de un parlamento, de un consejero, de un delegado provincial, de un alcalde, debería tener su primer fundamento en la seguridad de que cumplen con la Ley y con lo que afirman y prometen. Los ciudadanos nos sentimos defraudados por los políticos que nos gobiernan, tanto los locales como los regionales. Nos hemos acostumbrado a que nos mientan año tras año y a que sigan gobernado como si no hubiera pasado nada. Son veinte años pidiendo ayuda, solicitando que se cumpla la Ley del Patrimonio. Son veinte años en los que la administración mira para otro lado, obviando la aplicación de dicha ley. Son veinte años en los que la Junta y el Ayuntamiento están gestionando de forma nefasta las inversiones públicas…
   Vienen otras elecciones. Muy probablemente nos volverán a engañar. Son ya veinte años de mentiras de los que nos gobiernan y veinte años de incumplimientos de la Ley del Patrimonio.
 
2016-11-14T17:06:05+00:00 10 mayo 2015|Noticias|