Su intervención externa altera la primitiva imagen del inmueble:
 
1.      Gran parte de la fachada lateral cambia radicalmente el diseño original
2.      En los módulos de levante y sur se sustituyen las cubiertas tradicionales de teja árabe por terrazas inapropiadas a una alhóndiga y a la arquitectura de la ciudad
 
            Por fin ha llegado la hora de la restauración de nuestra alhóndiga, hecho que celebramos enormemente como cualquier bastetano y más cuando hemos luchado tanto por su recuperación desde 1996, paralizando el expediente de demolición aprobado por el PSOE local y provocando su declaración como BIC, con lo que son posibles inversiones públicas con más facilidad.
 
            Fuimos integrantes de la asociación “Baza Histórica” quienes comunicamos a la Junta que este edificio, mal catalogado por el PERICH (1989), era la alhóndiga de la ciudad, ubicada en este lugar desde finales del siglo XVI. Este artículo será el primero de varios que dedicaremos a nuestra alhóndiga en los próximos meses.
 
Un proyecto de restauración poco respetuoso con el diseño original
 
            Tras el anuncio de restauración de la alhóndiga hemos podido comprobar que el proyecto, tal y como se puede ver en la aportación gráfica expuesta por la Delegación de Cultura, presenta una intervención poco respetuosa a nivel externo con el diseño primitivo por varios motivos:
 
  1. Los módulos sur y de levante han sido alterados irreversiblemente a pesar de que la delegación de Cultura tiene conocimiento de su configuración primitiva pues parte se puede apreciar hoy en día y parte se puede ver en las fotos antiguas que les enviamos. Ver fotografía nº 1 (Gran Enciclopedia de Andalucía. Vol. 1, p. 409). Sus cubiertas de teja han sido sustituidas incompresiblemente por terrazas, algo inapropiado a una alhóndiga y a la arquitectura local, tal y como han demostrado estudios de investigación de historiadores como Gabriel Cano García. Lo que había y aún se conserva un uno de los módulos comentados es cubierta de teja.
           

        

Fotografía nº 1. Vista área de la alhóndiga en los años setenta. En ella podemos apreciar las cubiertas de teja y no las terrazas que se han “sacado de la manga” en el proyecto presentado.Solución alejada de la arquitectura local y nada adecuada a una alhóndiga.
 

 
 
  1. La fisonomía de la fachada lateral ha sido alterada por tres motivos, al suprimir parte de la fachada (ver flecha) y al cambiar de diseño y materiales de lo que había desmoronándose, rompiendo la armonía que poseía el edificio. Asimismo señalar que los vanos de la fachada lateral han sido sustituidos por otros, alterando su imagen primitiva. Si van a levantar de nuevo parte de una fachada ¿tanto cuesta hacerlo de forma que armonice con el resto del inmueble?.
 
     
 
 

 
 
  1. Que conste que la alhóndiga esta protegida en su conjunto (no estaba catalogada una parte si y la otra no) y como tal debería conservarse. Eso de que ahora cambien los diseños de lo que había (cubiertas, fachada lateral..), sabiendo de antemano como era pues se le han enviado fotografías, no parece muy legal. ¿Se está cumpliendo la Ley del Patrimonio? ¿esto es restaurar un edificio?. Así nos luce el pelo. Recuerden el caso de los baños de Marzuela.
  2. Dejaremos para otro momento el interior: el empedrado y la recuperación del patio con sus galerías en la planta baja y alta.

 
Para no olvidar:
 
  1. El inmueble, protegido por el catálogo del PERICH (1989), fue sacado del mismo por el PSOE para aprobar el expediente de su demolición.
  2. Para evitar su desaparición miembros de la asociación “Baza Histórica” solicitamos su tramitación urgente como BIC el 17 de febrero de 1996.
  3. Fue esta asociación quien pasó la información histórica pertinente para su declaración como BIC y quienes propusimos su recuperación como ampliación del Museo Arqueológico (17-2-1996).
  4. Hemos denunciado desde 1996 ante la Delegación Provincial de Cultura, en prensa y radio, el deterioro progresivo del inmueble y la presentación del expediente de demolición.
  5. Tras distintas actuaciones, denuncias que efectuamos a nivel regional y nacional, la Junta se vio obligada a agilizar su tramitación como BIC, además de tener que presionar al ayuntamiento para que se echaran atrás en el expediente de demolición que ya habían firmado.