LAS ESCULTURAS DE PERSONAJES RELEVANTES DE LA HISTORIA DE BAZA EN LAS PLAZAS Y DEMÁS ESPACIOS PÚBLICOS DEL CENTRO HISTORICO (III). Al-QALASADI
La asociación “Baza Histórica”, teniendo conocimiento de que el ayuntamiento tiene pensado ejecutar varias esculturas a ubicar en nuestra ciudad, algunas de ellas en el Centro Histórico, recuerda que lleva realizando propuestas al respecto desde hace casi una década.
Desde comienzos del siglo XXI la asociación está proponiendo el ornato de nuestro Conjunto Histórico con esculturas dedicadas a personajes bastetanos relevantes de nuestra historia.
 
Para que las esculturas se realicen de forma adecuada y no nos presenten catetadas como la de la Dama de Baza en la Alameda sugerimos varias condiciones imprescindibles para que la elección definitiva sea adecuada y sirva para siempre:
 
  1. Pedestales. Siguiendo siempre modelos clásicos como el que pueden ver ustedes en la plaza de la Cruz de los Caídos.
  2. Esculturas. Deberían ser realizadas en bronce u otro material noble, siempre siguiendo modelos clásicos pues estamos en un Conjunto Histórico declarado B.I.C. Las esculturas deberían ejecutarse con esmero y si no es así esperar para cuando haya presupuesto. Los bocetos de las esculturas deberían ser revisados por una comisión para que no pase lo que sucedió con la reproducción de la Dama de Baza.
  3. Escultores. Escoger a profesionales preparados, como el escultor granadino Miguel Moreno. Ya enviamos al consistorio bastetano hace ocho años todos los datos de su taller: dirección, teléfono, fax, e-mail. Es más, estuvimos en su casa-taller para exponerle la propuesta y ver cual podría ser el presupuesto si eran varias las peticiones. Pasados varios años la secretaria de su oficina nos llamó por si el ayuntamiento había aceptado. Tuvimos que decirle que ni tan siquiera se dignaron a contestarnos.
  4. Personajes destacados de la historia de nuestra ciudad. Señalemos hoy algunos de ellos y un ejemplo gráfico de cómo podrían quedar nuestras propuestas. A partir de ahora los presentaremos de forma individual:
 

4.1. Algún héroe o guerrero íbero.
4.2. Al-Qalasadi, uno de los grandes matemáticos musulmanes.
4.2. María de Luna. Una destacada mecenas del Renacimiento.
4.3. Damián Plá, José de Mora, Juan de Uzeta…. Arquitectos y escultores bastetanos destacados del Renacimiento y del Barroco.
4.4. Abad Navarro, uno de los ilustrados más destacados del sudeste español.
4.5. El cronista Luís Magaña
 
            Por último señalar que la Mesa por el Patrimonio, integrada por todos los partidos políticos menos el PSOE que se salió, apoyó estas propuestas y realizó otra en el mismo sentido.
 
Al-Qalasadi, un destacado matemático musulmán
 
En la historia musulmana de Baza existen dos nombres importantes a nivel nacional, uno de ellos es Al-Qalasadi y por ello proponemos una escultura similar a la de la fotografía que ilustra este artículo, a ubicar en la plazoleta de la Cava Alta frente a la Alcazaba.
Nació en Baza en una época complicada para los árabes, ya que los monarcas cristianos intentaban conquistar el Reino nazarí de Granada. Fue conocido como “el Coraixí” y “el Bastí” aunque comúnmente se le conoce como Al-Qalasadi.
Fue uno de de los grandes matemáticos de su época, con una gran formación. Extraordinario humanista, fue un auténtico epílogo de la tradición cultural nazarí. Desde pequeño fue educado en Baza y después pasó a estudiar a Granada haciendo estudios de filosofía, ciencia y de la ley árabe con Abenfutut y el Saracostí. Dejó la capital granadina y viajó por Túnez y El Cairo, deteniéndose en Tlemecén (Argelia), donde estudió aritmética y sus aplicaciones. Después de cumplir con el precepto de la peregrinación a La Meca regresó a Granada, a pesar de que no eran tiempos tranquilos, allí pensó y escribió sus mejores trabajos. Con el avance de los ejércitos cristianos, tuvo que exiliarse primero en Tlemecén y luego en Túnez, donde murió.
La obra Taljis fi-l-hisab de Al-Marrakushi Ibn Al-Banna fue el punto de inicio de los descubrimientos de Al-Qalasadi. En ellos se encuentran las raíces de ciertos descubrimientos que se les habían atribuido comúnmente a los cristianos del Renacimiento, como el desarrollo de las fracciones continuas o la introducción de la simbología matemática que, aunque tuvo anteriormente alguna aparición esporádica, se desarrolló ya de modo continuo, destacándose ya a partir de la segunda mitad del siglo XV.
Sus notaciones algebraicas consisten esencialmente en designar la incógnita y sus potencias por las iniciales de sus nombres árabes, superpuestas a los coeficientes numéricos. Colocar los dos miembros de la ecuación, uno a continuación del otro separándolos por uno de los signos de igualdad, escribir en cada uno primero los términos positivos y después los negativos. Indicar las proporciones por el signo “” y servirse con perfecta claridad de la notación de exponentes por medio de la palabra “ass” que significa principio, base o fundamento.
Al-Qalasadi hizo el primer estudio serio de separación de las raíces de las ecuaciones numéricas. Calculó sumas de cubos y cuadrados de números naturales. Y fue capaz de calcular raíces cuadradas mediante aproximaciones sucesivas. Para más información ver el magnifico trabajo de Antonio Álvarez Álvarez “Al-Qalasadi, un matemático en el ocaso del Al-Andalus” publicado en la revista Péndulo en 2001 (pp. 76-235).
Bibliografía
Al-Qalasadi escribió muchos libros de aritmética y uno de álgebra. Destacan:
  • Tratado de Aritmética y Álgebra, traducido a distintos idiomas europeos y supuso un avance fundamental en las matemáticas de su época, que sufrían un importante estancamiento.
  • Clasificación de la ciencia aritmética que fue muy popular en el norte de África.
Su aritmética está traducida y publicada por Woepcke en las actas de la academia de los Nuovi Lincei, 1859, y posteriormente, en 1892, se hizo una edición árabe litografiada en Fez.