LAS ESCULTURAS DE PERSONAJES RELEVANTES DE LA HISTORIA DE BAZA EN LAS PLAZAS Y DEMÁS ESPACIOS PÚBLICOS DEL CENTRO HISTORICO

La asociación “Baza Histórica”, teniendo conocimiento de que el ayuntamiento tiene pensado ejecutar varias esculturas a ubicar en nuestra ciudad, algunas de ellas en el Centro Histórico, recuerda que lleva realizando propuestas al respecto desde hace casi una década.
Desde comienzos del siglo XXI la asociación está proponiendo el ornato de nuestro Conjunto Histórico con esculturas dedicadas a personajes bastetanos relevantes de nuestra historia.
 
Para que las esculturas se realicen de forma adecuada y no nos presenten catetadas como la de la Dama de Baza en la Alameda sugerimos varias condiciones imprescindibles para que la elección definitiva sea adecuada y sirva para siempre:
 
  1. Pedestales. Siguiendo siempre modelos clásicos como el que pueden ver ustedes en la plaza de la Cruz de los Caídos.
  2. Esculturas. Deberían ser realizadas en bronce u otro material noble, siempre siguiendo modelos clásicos pues estamos en un Conjunto Histórico declarado B.I.C. Las esculturas deberían ejecutarse con esmero y si no es así esperar para cuando haya presupuesto. Los bocetos de las esculturas deberían ser revisados por una comisión para que no pase lo que sucedió con la reproducción de la Dama de Baza.
  3. Escultores. Escoger a profesionales preparados, como el escultor granadino Miguel Moreno. Ya enviamos al consistorio bastetano hace ocho años todos los datos de su taller: dirección, teléfono, fax, e-mail. Es más, estuvimos en su casa-taller para exponerle la propuesta y ver cual podría ser el presupuesto si eran varias las peticiones. Pasados varios años la secretaria de su oficina nos llamó por si el ayuntamiento había aceptado. Tuvimos que decirle que ni tan siquiera se dignaron a contestarnos.
  4. Personajes destacados de la historia de nuestra ciudad. Señalemos hoy algunos de ellos y un ejemplo gráfico de cómo podrían quedar nuestras propuestas. A partir de ahora los presentaremos de forma individual:
 
4.1. Algún héroe o guerrero íbero.
4.2. Al-Qalasadi, uno de los grandes matemáticos musulmanes.
4.2. María de Luna. Una destacada mecenas del Renacimiento.
4.3. Damián Plá, José de Mora, Juan de Uzeta…. Arquitectos y escultores bastetanos destacados del Renacimiento y del Barroco.
4.4. Abad Navarro, uno de los ilustrados más destacados del sudeste español.
 
            Por último señalar que la Mesa por el Patrimonio, integrada por todos los partidos políticos menos el PSOE que se salió, apoyó estas propuestas y realizó otra en el mismo sentido.
 
María de Luna
 
En la historia de Baza no existe un nombre de mujer más importante y por ello proponemos una escultura similar a la de la fotografía que ilustra este artículo. Del matrimonio formado por Elvira de Ayala y Pedro de Luna nacen varios hijos, entre ellos María de Luna, nieta a su vez del valido don Álvaro de Luna. Aunque no se sabe exactamente en qué fecha, se cree que fue alrededor del año 1450, teniendo noticias de que vivió más de 70 años.
 
En su infancia y adolescencia, atendiendo a la importancia de la familia de la que desciende, debió de recibir una esmerada educación. Las firmas que de ella aún se conservan revelan a una mujer de una correcta caligrafía con un trazo enérgico y firme. El mismo preámbulo de su último concilio, una reflexión escrita acerca del futuro de la condición humana y del carácter inexorable de la muerte es indicativo de que tenía un elevado nivel cultural y un lenguaje sencillo y ágil. Es posible que completase su educación en la corte de los Reyes Católicos, debido a que María de Luna e Isabel La Católica tenían edades similares. Lo que si es cierto es que María de Luna fue una de las señoras que acompañaban a la reina en su viaje hasta Baza en los primeros días de noviembre de 1489 donde resistía el cerco establecido por las tropas castellanas para obtener la rendición de la ciudad.
 
Entre 1465 y 1470, María contrajo matrimonio con don Enrique Enríquez, tío de Fernando el Católico. El matrimonio reforzó los lazos entre ambas familias y contribuyó a dotar a María de un estado social adecuado ya que por su condición de mujer y tener hermanos varones esta no heredaría los mayorazgos de la familia.
 
El matrimonio duró poco tiempo, Enrique murió accidentalmente en el año 1497
Si en vida de don Enrique su idea de poder y de la autoridad señorial quedó velada por el protagonismo de su marido, no pasaría mucho tiempo tras la muerte de éste sin que doña María hiciese gala de todas las formas posibles de una personalidad muy acusada.
Las noticias localizadas en diferentes archivos sobre María de Luna retratan a una mujer de carácter fuerte, definido por la tenacidad, la ambición y el autoritarismo pero con un gran sentido de la equidad. De igual forma señalar su papel como mecenas del Renacimiento en el Reino de Granada, hecho demostrado en la grandeza de la residencia que se hacen construir, el palacio de los Enríquez, así como por el número de fundaciones piadosas que doña María patrocinó junto con su marido y que, una vez viuda, se ocupó de dotar adecuadamente: hospital de Santiago, conventos de San Francisco, San Jerónimo y Santa Isabel de los Ángeles (hoy Presentación). Para más información ver el magnifico trabajo de Mª Soledad Lázaro Damas “Poder y mecenazgo en Baza: Doña María de Luna” publicado en la revista Péndulo en 2003 (pp. 203-235).
 
            La escultura se podría ubicar en la plazoleta a urbanizar frente al palacio y convento de San Jerónimo (zona biblioteca) o tras la plaza de nueva creación tras el citado convento o donde se viese conveniente.