Hoy nos centraremos en la fuente de la plaza Mayor.

Ante el anuncio de intervención de las fuentes catalogadas del conjunto histórico la asociaciónBaza Histórica”, cuyo objetivo es el patrimonio de Baza y su puesta en valor, solicita al consistorio ANEXO-1 que dichas fuentes se intervengan adecuadamente, con asesoramiento de especialistas, evitando lo que ha hecho el ayuntamiento hasta el momento:

1. LIMPIEZAS AGRESIVAS, quitándoles las patinas que las protegen. Ya se han tirando, en varias ocasiones, las tazas de algunas fuentes de mármol de gran valor pues estaban destrozadas por usar en su limpieza, una y otra vez, técnicas y materiales agresivos…

2. RECUPERACIÓN DE LOS MATERIALES ORIGINALES Y SUS COLORES PRIMITIVOS.

2.1. Si un pilar tiene el abrevadero (pilón bajo) de piedra (Tenerías, y quizás el pilar situado al final de la calle del Agua -se debería comprobar-) no es de recibo pintarlo con pintura gris. Lo lógico es dejar la piedra en su color…

2.2. Si un pilar es de ladrillo (frontal…) no es lógico cubrir dicho material con cemento (dicho hecho se debería de comprobar en el pilar situado al final de la calle del Agua)… El ladrillo debería quedar en su color natural.

La fuente de la plaza Mayor

A lo largo del siglo XIX la nueva concepción del escenario urbano imponía el embellecimiento de espacios públicos con edificios monumentales, fuentes (muchas de ellas reutilizadas de los claustros de los conventos desamortizados) y pilares de diversa tipología, elementos decisorios del estilo y carácter de plazas y placetas, dentro de la idea de engalanar la urbe con adornos de calidad, belleza y singularidad a través de materiales nobles como la piedra y el mármol.

El 18 de septiembre de 1873 se realizó el traslado de una fuente de la Alameda (que podría ser la de las fotografías de este artículo) al centro de la plaza Mayor por no conservar ésta la que tuvo desde el siglo XVI. El cambio se realizó con sumo cuidado, estableciendo una serie de condiciones en la subasta con objeto de evitar en lo posible cualquier daño. Aprovechando el desmonte se ordenó la limpieza de las piedras de mármol que la componían. Para pagar los gastos resultantes de dicho trabajo se decidió emplear el dinero recaudado en la feria a través de los derechos de los guías de ganado y lo restante suplirlo de cualquier otro capítulo de presupuestos. El costo final del traslado fue de 1.980 reales.

2. Fuente de la plaza Mayor instalada en 1873.

Esta intervención recogía además, a pequeña escala, la incorporación de un jardín cerrado entorno a la fuente, delimitado por una aglomeración de rocallas y una verja, siguiendo las corrientes europeas orientadas a la creación de recintos ajardinados circundando esculturas o surtidores, tomando como modelo el “square” inglés e intervenciones cercanas como la de la plaza granadina de Bib-Rambla, realizada en 1866, tipología reinante en numerosas ciudades españolas a lo largo del siglo XIX, especialmente en la época Isabelina y durante la Restauración.

Por lo comentado, se debería tener en cuenta:

  1. Asesoramiento (y/o ejecución) por parte de especialistas.

  2. Una limpieza no agresiva de las piezas de mármol No técnicas y materiales agresivos (aguafuerte, chorro de arena…).