EL AYUNTAMIENTO HA OLVIDADO AL ESCULTOR JOSÉ DE MORA EN SU RUTA DE ESTATUAS DEL CENTRO HISTÓRICO

 

            Tras la colocación de la escultura dedicada a Cid Hiaya en la plaza situada junto a los baños árabes y finalización de la “Ruta de las Estatuas del Centro Histórico” recordamos que la asociación “Baza Histórica” propuso al consistorio que se escogieran a los personajes más relevantes de la historia local, señalando muy especialmente al escultor José de Mora, uno de los más ilustres bastetanos y el más conocido a nivel nacional, importancia reconocida por las publicaciones existentes sobre el artista y los homenajes que se celebran en torno a su figura de vez en cuando. Es de pena que nuestra localidad no se haya planteado la recuperación de este personaje tan universal con una escultura de calidad.

 

           Para la realización de los proyectos escultóricos de la mencionada ruta proponíamos una serie de condiciones que se han cumplido en unos casos y en otros no. Recordémoslo pues se han cometido aciertos notables y errores de enorme calado:

 

Pedestales. Siempre nos hemos pronunciado por modelos clásicos como el que pueden ver ustedes en la plaza de la Cruz de los Caídos, destacando entre las obras realizadas dentro de este proyecto el acertado diseño en el que se apoya la escultura de Cid Hiaya en la plaza sita junto a los baños de Santiago (podría haber sido más clásico) y señalar el desafortunado pedestal (con toda la parafernalia anexa) que soporta la estatua del abad Navarro en plaza de la Cascada.

 

Esculturas. En todo momento hemos propuesto que las esculturas se realicen en bronce u otro material noble, siguiendo modelos clásicos pues estamos en un Conjunto Histórico declarado B.I.C. Los proyectos deberían ejecutarse con esmero y si no es así esperar para cuando haya presupuesto.

Escultores. Desde un principio hemos sugerido seleccionar a profesionales preparados como el escultor granadino Miguel Moreno, encargado de realizar las esculturas de la plaza de San Antón y Alameda, y en cierta media su hijo con el grupo escultórico de la plaza de las Eras. Muy desafortunada ha sido la elección y ejecución de la escultura del abad Navarro en la plaza de la Cascada. Más que la imagen de un ilustre personaje del pasado histórico bastetano parece el protagonista de unos dibujos animados o comic, apropiada para un parque temático o de atracciones infantiles. Podría pasar como el personaje de un cuento infantil, por ejemplo de “Los viajes de Gulliver”.

 

Personajes destacados de la historia bastetana. Aunque celebramos la elección de algunos de los personajes escogidos (abad Navarro, cascamorras, Cervantes y la de los emigrantes) consideramos un desacierto no haber realizado una escultura a José de Mora, el bastetano más universal. De igual forma pensamos que se podría haber escogido otro personaje de la época árabe más relevante que Cid Hiaya, por ejemplo, Al-Qalasadi, uno de los grandes matemáticos musulmanes de origen bastetano.

 
 

El olvidado José de Mora

 

            En la historia de Baza no existe un nombre a nivel histórico más conocido y por ello propusimos una escultura sobre este artista, similar a la de la fotografía que ilustra este artículo. El escultor José de Mora nació en Baza en el año 1642. Hijo y hermano de escultores, desde muy joven se establece en Granada, empezando a trabajar en el taller familiar bajo la influencia de dos grandes maestros: Pedro de Mena y Alonso Cano. También, junto con su padre, trabaja en el programa iconográfico de la fachada de la Virgen de las Angustias.

 

        Hacia el año 1667 se traslada a Madrid, donde llega a ser el escultor de Cámara del rey Carlos II. De nuevo en el año 1680 vuelve a Granada y se instala en su propio taller situado en el Albaicín, un carmen llamado "Casa de los Mascarones”. Será en esta época cuando salgan de sus manos sus mejores obras.

 

         El escultor bastetano realizó más de cuarenta esculturas, repartidas por las ciudades de Madrid, Barcelona, Córdoba, Jaén y sobretodo en Granada. Para la ciudad de Baza hizo una Dolorosa que desapareció durante la Guerra Civil y que estaba en la iglesia de San Felipe Neri. Los críticos señalan como sus mejores obras las siguientes:

 

 – La Dolorosa de la iglesia de Santa Ana. Granada.

 – El Crucifijo de laMisericordia en la iglesia de San José.

 – San Bruno en la Cartuja granadina.

 

            Se caracteriza su producción por suaves modelados y expresiones doloridas. Toda su escultura pertenece al barroco andaluz, siendo considerado uno de los escultores más importantes del Barroco. El ilustre maestro falleció con 82 años, el día 25 de octubre de 1724.

 
 
 
 
 
 
[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]