Acaba de presentarse el PGOU y el nuevo catálogo del Conjunto Histórico con numerosos errores a pesar de haber comunicado desde hace años: edificios mal catalogados interna y externamente (informaremos detalladamente) y una “normativa estética” insuficiente en comparación con las de otras ciudades de tamaño similar en toda Andalucía: sevillanas, cordobesas, granadinas, malagueñas, jienenses… La Asociación “Baza Histórica” ha ofrecido su colaboración en la catalogación y en la elaboración de la normativa estética del PGOU desde que el equipo que la ha realizado llegó a la ciudad y éste ha pasado literalmente de nosotros a pesar de algunos de los integrantes de esta asociación hemos realizado cursos sobre intervención de ciudades históricas y estamos realizando tesis relacionadas con la historia y arquitectura de nuestro conjunto histórico. Tan sólo nos queda exponer a os ciudadanos lo que es un error monumental muy bien pagado con dinero público.

 

Espacios públicos significativos del Conjunto Histórico catalogados en 1999 ha sido descatalogados en gran parte por el PGOU (2005): el caso de la calle Zapatería.

               El estudio y catálogo (inventario) que realizaron los técnicos contratados por Cultura en 1999, buenos profesionales a pesar de algunos errores cometidos, establecía como “elementos cualificadotes de la escena urbana” (edificios representativos) la mayoría de las fachadas de las casas de la calle Zapatería, desde la calle Boliche hasta la de los Dolores, una de las vías más significativas de nuestra ciudad a nivel histórico y de patrimonio, de arquitectura fundamentalmente de carácter popular, que puede ser observado por cualquier ciudadano. A pesar de dicha catalogación el PGOU (2005) omite la mayoría de estas edificaciones, por ejemplo los números 2, 7, 8, 10, 17. 19, 21, 22, 24, 26, 29, 30, 32, y 37. ¿Quién sabe el motivo?, ¿un despiste?, ¿poco interés?, ¿poca profesionalidad?. La Asociación Baza Histórica lleva años solicitando que se cataloguen correctamente, recordando el inventario de 1999 y el equipo del PGOU no hace caso.