LA ALCAZABA DE BAZA Y LA DEUDA DE LA JUNTA

Con este son ya diez años de hundimientos en la Alcazaba de Baza (Monumento Nacional) y de anuncios de inversiones de la Junta que jamás llegan a cumplirse porque éstas se realizan en otros recintos defensivos tanto provinciales como regionales. La torre que hace esquina en la calle Aduana está a punto de desaparecer por la obra ilegal que la Junta permitió tras su ineptitud (se les comunicó antes de que sucediera) en 1995. El resto del lienzo del siglo XI que había junto a la torre cayó hace cinco o seis años.

La Junta tiene una deuda con la Ley del Patrimonio y la Alcazaba de Baza, al haber pasado literalmente de ella. Las leyes deberían están para cumplirlas y la Junta para ejecutarlas. Nosotros afortunadamente tenemos memoria y recordamos lo que el Parlamento y la Junta nos han prometido y nos promete año tras año. Ahora mismo tenemos casi tres mil firmas del pueblo bastetano recogidas por la asociación, el PP, el PA e IU, que presentaremos en el Parlamento solicitando el cumplimiento de sus promesas y de la Ley.

La primera de la promesas de intervención fue realizada por la Junta el 12 de abril de 1996. Tres años después, el 17 de octubre de 1999, la Consejería de Cultura anunciaba un Plan Especial de actuación y protección que volvió a incumplir. El 20 de octubre del 2000 el Parlamento Andaluz aprobó una proposición no de ley para realizar las obras de emergencia que tampoco se llevaron a cabo. A partir de diciembre del 2001 las promesas sobre su recuperación cambiaron anunciando un convenio entre las consejerías de Obras Públicas, Cultura y Ayuntamiento. El delegado provincial prometía que se iban a despejar todas las estructuras que bordean el recinto y que afectan al monumento de manera que quedase la Alcazaba exenta y pudiera incluirse en el programa de Espacios Públicos de la Consejería. El 6 de mayo del 2002 doña María Escudero, la nueva delegada provincial volvía a repetirnos lo mismo, añadiendo que los vecinos que residen en las casas adosadas estaban dispuestos a vender sus casas al ayuntamiento y marcharse. En febrero del 2003, ante las elecciones municipales y la recogida de votos, la delegada nos anunció otra vez dicho convenio. Nuevamente en la primavera del 2004 se hicieron las mismas promesas ante las elecciones autonómicas. Nada de lo prometido en las dos últimas legislaturas se ha cumplido. La ruina de la Alcazaba es "imparable" por la dejadez de la Junta y el incumpliendo de Ley del Patrimonio. Hemos entrado en la segunda legislatura de la modernidad andaluza. ¡Que vergüenza!

Ahora la Junta anuncia el Plan de Arquitectura Defensiva de Andalucía (30.4 millones de euros) a aplicar entre el 2005 y 2008 y nuestra Alcazaba no está dentro pues según la Consejería va a ser recuperada a través del programa de Espacios Públicos. Nos mienten año tras año, el Parlamento Andaluz, los delegados de la Junta, todos… Que conste que solicitamos información todos los años y jamás contestan. Nuestra alcazaba no les interesa y diez años de incumplimientos de la Ley y de promesas así lo demuestran.

Este artículo se envió y publicó en varios periódicos nacionales y provinciales (La Razón, El País, El Mundo, Granada Hoy…). La respuesta a nuestra denuncia, así lo entendemos, ha llegado el 2 de marzo tras el anuncio por enésima vez un proyecto para rehabilitar la Alcazaba y su entorno por parte del Ayuntamiento de Baza y la Consejería de Obras Públicas. Dejaremos para próximos capítulos la destrucción y obras ilegalidades ejecutadas y/o permitidas en parte del recinto por el ayuntamiento y el nulo control por parte de Cultura.

No crean en nuevos proyectos hasta que no estén firmados y el presupuesto en el
BOJA. Son 10 años de mentiras                                                                                                                                                   

No crean en estos proyectos e inversiones hasta que no vean el presupuesto en el Boletín Oficial de la Junta. Desde 1996 nos están anunciando lo mismo. Jamás han hecho un proyecto y jamás se ha presupuesto un céntimo a pesar de prometerlo todos los años. Sólo se compró la casa y solar de la calle Aduana tras su gran negligencia (ayuntamiento y Cultura) de permitir obras ilegales a pesar de que avisamos en varias ocasiones antes de que sucedieran.