Desde la asociación “Baza Histórica” proponemos, además de la rehabilitación de la torre, la permuta de la casa anexa (Frutería Guillén) para su demolición, dejando gran parte de la torre exenta. Igualmente sugerimos la creación de una placeta en su entorno inmediato, incluyendo en dicho espacio el jardín de la que fue la casa principal de los Sánchez Morales en nuestra ciudad (espacio sito entre la torre y el callejón Luis Magaña).

La Junta está obligando al Ayuntamiento a que se haga con la propiedad de numerosos BIC bastetanos. Esta torre pasará próximamente al listado de BIC municipales. La construcción lleva décadas en mal estado de conservación (filtraciones, apuntalamientos…) y el consistorio no ha actuado como marca la LEY del Patrimonio. Estamos ante un municipio al que se le está presionando a quedarse, en los últimos años, con numerosos BIC en ruinas: torre de la Magdalena, palacio de los Enríquez, convento de San Jerónimo, palacio de Cadimo, baños de la Morería y próximamente (muy probable) iglesia de San Antón.

1. La Torre de las Cinco Esquinas

La torre de las Cinco Esquinas es una construcción pentagonal situada en el vértice suroriental de la muralla de la medina bastetana, en la confluencia de las calles de los Dolores (antigua Cava Baja) y Zapatería, quedando parte de ella camuflada entre construcciones anexas. Construida en tapial fue recubierta de grandes sillares por un cantero del siglo XVI, probablemente Rodrigo de Gibaja, quién hubo de derribar un lienzo despegado de la misma.

                                

El 20 de junio de 1758 un particular solicitaba ante el Ayuntamiento un solar para construir en la calle de los Dolores, terreno lindante por las espaldas con la citada torre, por el sur con el descubierto de la casa del mayorazgo que poseía Juan de Santaolalla y callejón del porche de Trillo (actual Luis Magaña), por el levante calle de los Dolores y por el norte la calle de Zapatería.

A lo largo de la Edad Moderna, más bien de la Contemporánea, la entrada a la torre queda tapada por una vivienda, probablemente la casa dónde se ubica la Frutería Guillen (Ver croquis de la planta de la torre presente en el PGOU). El 3 de noviembre de 1819 Juan Martínez Navarro solicitaba a censo un solar junto a la entrada de un torreón en este enclave urbano (probablemente la Torre de las Cinco Esquinas) para unirlo a su casa y poder así ampliarla. El terreno medía 88 varas y se le impuso un censo de 4 reales y medio al año.

La asociación “Baza Histórica” ha solicitado al AyuntamientoANEXO-1 que contemple la permuta o adquisición de la casa adosada a la torre  para poder recuperarla de forma correcta, eliminando dicha vivienda, dejando la torre a la vista y creando una plazoleta delante del recinto militar, a la que se debería unirse, en un futuro, el jardín de la familia Sánchez Morales, anexo a esta casa, el espacio que hay entre la torre y la calle Luis Magaña. Habilitar espacios públicos junto a los monumentos es lo que se hace en las ciudades históricas, es lo que se hace en los espacios circundantes a los BIC.

1. Estado delicado de conservación reconocido en el PGOU (2010)

La Torre de las Cinco Esquinas, BIC, presenta problemas de conservación, necesita una urgente intervención interna y externa. La Ley del Patrimonio obliga a que el inmueble se encuentre en buen estado. Si no lo hace el propietario lo tiene que hacer el consistorio. El PGOU (2010) pide su rehabilitación integral y urgente para su correcta lectura y apreciación de la misma: eliminando los elementos distorsionantes (cableado…). Los recalos en gran parte de la torre, y en el bloque de pisos anexo, han sido intermitentes en las últimas décadas. Parte de la torre tan sólo está cubierta por un plástico. Han pasado 10 años y no se ha hecho nada. Los apuntalamientos de cubiertas se presentan en varias dependencias, tal y como se aprecia desde la calle y en el catalogo del PGOU.

El consistorio bastetano se ha negado a solicitar los programas de inversiones gratuitas del Ministerio y de la Junta

Ante el deterioro progresivo, el hundimiento de numerosos monumentos de nuestra ciudad y la nula puesta en valor de gran parte del patrimonio bastetano, la asociación “Baza Histórica” ha solicitado en numerosas ocasiones a la Delegación de Cultura, al Ayuntamiento y a todos los partidos políticos locales que pongan todo su empeño para poder recuperar el patrimonio medieval de la ciudad, incluyendo entre sus objetivos y en sus programas electorales la restauración de las torres de la muralla de la Medina (calle Zapatería) de Baza, aprovechando los planes públicos de restauración. Por ejemplo propusimos recurrir el Programa de Murallas Urbanas del Ministerio y al P.A.D.A. (Plan de Arquitectura Defensiva de Andalucía), los cuales estaban dirigidos a todos aquellos recintos y conjuntos de murallas que se insertan en el tejido urbano vivo. Este programa podría haberse dirigido a recuperar la Torre de las Cinco Esquinas, torres de la Puerta de la Magdalena y los lienzos de muralla y torre existente entre la mencionada puerta y el molino de la calle Boliche. El consistorio de Baza, dirigido por el PSOE, pasó literalmente. Si se hubiesen movido ya estarían restauradas. Pero nuestros a nuestros dirigentes, a don Pedro Fernández Peñalver, no les ha interesado lo más mínimo. ¡Qué malos gestores tenemos¡

2. Tras la compra, o permuta, es el momento de la elaboración rápida de un proyecto de restauración y la búsqueda de inversiones

Dado el primer paso toca elaborar el proyecto rápidamente y no dejar que sigua hundiéndose como el resto de los 6 BIC municipales (torre de la Magdalena, palacio de los Enríquez, convento de San Jerónimo, palacio de Cadimo, baños de la Morería y próximamente iglesia de San Antón).

3. Recuperación del espacio que la bordea

Teniendo en cuenta que la torre está tapada por una casa sin valor debería plantearse su eliminación, dejando la construcción exenta por todos sus flancos menos por uno (bloque adosado, calle Dolores), creando en su lugar, junto al anexo jardín de los Sánchez Morales, una plaza púbica. Uno de los objetivos sería eliminar todas las construcciones anexas del mal gusto, caso de las casetas donde se ubican los contenedores de basura.

Proponemos una pavimentación tradicional, en la que predomine el empedrado bastetano y mobiliario de corte tradicional (bancos, farolas, fuente…). Para tapar los dos edificios modernos del entorno proponemos colocar una fila de cipreses…

Si nuestro ayuntamiento tuviese en cuenta las opiniones de especialistas en patrimonio contaríamos con una de las mejores plazas bastetanas en este enclave urbano. Si se hubiese eliminado la cateta construcción de la Plaza de Abastos y se hubiese dejado el espacio abierto, con su formato de plaza, tal y como había estado a lo largo de la Edad Moderna y Contemporánea, tendríamos hoy la Plaza Nueva recuperada.

3.1. La casa de la “Frutería Guillen” debería incluirse en la permuta y/o compra para dejar la torre al descubierto

En el siglo XIX parece que la entrada a la torre queda tapada por una vivienda, probablemente la casa dónde se ubica la Frutería Guillen. El 3 de noviembre de 1819 Juan Martínez Navarro solicitaba a censo un solar junto a la entrada de un torreón en este enclave urbano (probablemente la Torre de las Cinco Esquinas) para unirlo a su casa y poder así ampliarla. El terreno medía 88 varas y se le impuso un censo de 4 reales y medio al año.

 

En el convenio de compra o permuta debería entrar esta casa que tapa gran parte de la torre…

4. Buscar un destino público, lo marcado por el PGOU. La Torre de las Cinco Esquina, junto con las de la Magdalena, podría convertirse en la sede del Centro de Interpretación de las Industrias Tradicionales de Baza

Dichas torres podrían transformarse en el Centro de Interpretación del conjunto de Industrias Tradicionales que tiene en sus cercanías, calle Zapatería y Tenerías.

Aunque no es un edificio muy grande tiene varias plantas (mas espacio hacia la calle Zapatería) en las que se presentarían, a través de maquetas, fotografías y videos, todas las industrias tradicionales que se podrían visitar en el centro histórico de la ciudad, situadas a escasos metros, dentro de una ruta excepcional a nivel andaluz y español.

En la misma abría una primera sala dedicada a el agua que abastecía a dichas industrias y a toda la ciudad, con una maqueta y fotografías (Ver “El caz mayor de Baza, digitalización y documentación” de Ana López Fortis, Péndulo, 16 (2015), pp. 105-126)

En esta sala, o en la siguiente, una maqueta, plano y fotografías de todas las industrias tradicionales de Baza situadas en esta parte de la ciudad.

El resto de las dependencias se dedicarían a cada una de las edificaciones destacadas de este magnífico recurso turístico: molinos de San Andrés y del Tinte, Casa del Tinte, Carnicerías y Tenerías… La sede se puede ampliar con la otra torre y la torre de las Cinco Esquina, al final de la calle.

Tras finalizar la visita al Centro de Interpretación se iniciaría la visita de las industrias tradicionales de la ciudad, comenzando por la Casa del Tinte municipal, de propiedad pública (JUNTA) y el molino del Boliche, de propiedad municipal.

Que quede claro que cualquier otro uso nos parecería adecuado.

Para no olvidar:

  1. La torre presenta problemas de conservación, necesita una apremiante intervención interna y externa.

  2. El PGOU (2010) reclamaba su rehabilitación integral urgente para su correcta lectura y apreciación de la misma: eliminando los elementos distorsionantes (cableado…). Se deberían iluminar y señalizar correctamente.

  3. Desde hace casi dos décadas estamos solicitando su intervención a través de peticiones varias y de distintos artículos.

  4. La recuperación del aspecto externo de las fachadas de este inmueble podría realizarse por otros programas de rehabilitación de fachadas que se han aplicado en numerosas poblaciones andaluzas o a través del programa de Rehabilitación. Todo es querer. El problema está cuando a un Ayuntamiento, caso del nuestro, no le interesa.

  5. En la primera década de siglo existieron varios programas de recuperación de Murallas Urbanas a nivel nacional, y andaluz, que propusimos para recuperar la torre. El Ayuntamiento pasó literalmente de los dos programas.

  6. El Programa de Murallas Urbanas acabó el 31 de diciembre de 2008 y nuestra ciudad no recibió un céntimo. El consistorio no se movió. Perdimos todas las subvenciones. El dinero se envió a las poblaciones cuyos ayuntamientos, y concejalías de Patrimonio, Cultura y Turismo, reivindican su patrimonio de forma contundente, presentando las solicitudes debidamente cumplimentadas.

  7. Desde aquí volver a pedir a todos los partidos políticos que soliciten al consistorio la urgente inclusión de las murallas de la Medina de Baza en programas de rehabilitación (Torre de las Cinco Esquinas, torres de la Puerta de la Magdalena). No es sólo un asunto del PSOE, la oposición (PP, IU y CIUDADANOS) deberían solicitarlo de inmediato.